jueves, 25 de julio de 2013

Acuerdos en La Habana, van mis restos

Libardo Sánchez Gómez*

Un amigo me propuso una apuesta en la que de por medio está el destino del pueblo excluido de Colombia; luego de escuchar la inaudita invitación acepté gustoso;  en vez de dinero  acordamos poner  sobre la Mesa de negociaciones de La Habana una semana de ayuno, con la cual paga el perdedor.  Que  las FARC-EP abandone o no lucha armada es el núcleo de la apuesta,  yo   aposté a que eso era un imposible.  Y  arriesgué mi lonchera basándome en un par de presupuestos ideológico-conceptuales del materialismo  científico. Como premisa fundamental partí del hecho de que la FARC es un movimiento de orientación marxista leninista- y me dije -sí así es- ellos más que nadie saben que las transformaciones sociales únicamente son posibles gracias a revoluciones  violentas, más  en Colombia donde a los reales opositores se les elimina físicamente. Y otra premisa de hondo  calado, que me permitía ir sobre seguro, y que tiene que disuadir de cualquier intento por abandonar la lucha armada a la insurgencia, es  aquella que tiene que ver con el modo de producción, pues dice Marx:  “El carácter y la estructura de toda sociedad se hallan determinados por el modo de producción imperante. Al cambiar este modo de producción, cambia también todo el régimen social, cambian las ideas políticas, jurídicas, religiosas, artísticas, filosóficas y cambian las instituciones correspondientes. El cambio de modo de producción constituye una revolución” ver http://libsang-elviajeroysusombra.blogspot.com/2013/05/por-que-socialismo-y-no-capitalismo.html, así que al dejar las armas aceptan, automáticamente, vivir en lo económico en  el modo de producción capitalista y en lo político bajo la social democracia. Y, además, tendrán que aterrizar  en pleno neoliberalismo.      Mi  razonamiento se refuerza con la opinión  de  Alberto Moreno Rojas,  Presidente del Partido Comunista del Perú: “… el dominio que ejerce la burguesía en la sociedad no se limita al ámbito económico; es también así en el terreno de la política, la ideología y la cultura. Lo nuevo que nace y está en desarrollo debe enfrentar, pues, una inmensa fuerza protegida desde el Poder estatal establecido, que nunca cederá un milímetro sin resistencia ni aceptará la pérdida de sus ventajas y privilegios”. Estoy absolutamente seguro que la insurgencia,  teniendo como sustento teórico  el marxismo leninismo,   tendrá muy presente la advertencia del mismo  Alberto Moreno: “no es suficiente, pues, la emoción social, el estado de ánimo beligerante o la repugnancia moral a un sistema que se pudre”. ¿Serán   suficientes los ímpetus políticos de los ex guerreros cuando un modelo sin entrañas se las quiera sacar? Entonces, será cuando echarán de menos las armas, y muchos de quienes se desmovilicen, con toda seguridad, volverán a empuñarlas, como ya aconteció.  Poniendo a caminar de cabeza la idea de Alberto Moreno, seguramente,   los corajudos guerreros no querrán  entender  la vida como la entiende la burguesía: “…siempre entre la ilusión de ser alumbrador de lo nuevo y, al mismo tiempo, esperanzado buceador de los privilegios que pueda ofrecerle la burguesía”. Y ya tienen el ejemplo de  los  que entregaron las armas y su causa revolucionaria para acomodarse a la izquierda de la burguesía. Unos  fungen como ilustres comentaristas políticos, denostando de quienes persisten en el uso de las armas, otros como gobernadores y alcaldes. Incluso algunos marchan bajo la batuta  del “Gran colombiano”, el No. 82 en la lista de honor de la DEA.

Mi amigo, que  también se las trae y siempre esconde un as bajo la manga, me contestó con un argumento tan contundente  como una bala de bazuca: Las FARC – EP, dijo mirándome con sus “grandes ojos fijos”, aceptaron negociar sin que el modelo cambie. De momento quedé aturdido, y   mirando de reojo su sonrisa socarrona le dije a secas, Buen punto. Y Recordé  las palabras de Antonio García del ELN, “es una irresponsabilidad entablar negociaciones aceptando que no cambie el modelo”. En ese instante guardé silencio y dejé quieto entre la manga mi as. Qué podía yo argumentar a favor de la insurgencia, que  ha  aceptado sentarse a lograr acuerdos teniendo como premisa la negativa de la oligarquía de cambiar las estructuras económicas, políticas y sociales que hoy condenan al pueblo colombiano a la miseria. Sólo me quedaba escondido un argumento el que en ese momento no quise exponer, me lo guardé en el bolsillo para más adelante.

Hace unos   días escribí el artículo “Mala hora para deponer las armas” (http://libsang-elviajeroysusombra.blogspot.com/2013/05/mala-hora-para-deponer-las-armas.html)  en el dije que  si “…los muchachos deciden deponer y entregar las armas, como producto de un acuerdo en La Habana, será porque se cansaron de eludir balas y bombas, y, si esa es la razón, están en todo su derecho; así como nadie les obligó a empuñar el fusil nadie puede detenerles en su decisión de devolverlos…”.  Y En otro artículo: “Preocupaciones Centrales de los Movimientos sociales en Latinoamérica” (http://libsang-elviajeroysusombra.blogspot.com/2013/06/preocupaciones-centrales-de-los.html)  resalté la palpitante angustia de los movimientos sociales latinoamericanos que les causa la posibilidad de que las FARC-EC depongan las armas,  sin que se pacte la transformación del modelo de producción; y, por otro lado, que el presidente Nicolás Maduro no pueda sacar adelante  la revolución Venezolana. Ese clamor de toda Latinoamérica tiene que anidar en algún rincón de su conciencia.   

Pensando en lo que deben sentir los que aguantan hambre a diario, cosa que me tocará hacer si pierdo,  me digo,  habrá que acudir al corazón, pues cuando falla la cabeza nos queda éste; cincuenta años de historia maciza aunque se quiera no se pueden echar por la borda, pues han anclado en el corazón y en  alma del guerrero y del pueblo. ¿Empeñaron    su    vida tras una vana ilusión Manuel Marulanda y los hombres que pusieron el pecho a las balas de la ignominia? ¿No volverán los arreboles? ¿Quedará tan sólo como recuerdo el silencio muerto de la metralla? http://libsang-elviajeroysusombra.blogspot.com/2013/05/manuel-marulanda-los-arreboles-volvieron.html

Mi amigo, que a veces parece mi peor enemigo, me disparó otro dardo directo al corazón; con aire glotón dijo, Es que no se pueden sobreponer a tanta embarrada, y   no es el enemigo el que los está venciendo son ellos mismos los que se causan letales desgastes. Eso no es tan grave, lo dije con desbordante  optimismo, y le expliqué, Pues así como han cometido monumentales embarradas también han logrado colosales aciertos, tan grandes que los han hecho incrustarse en el corazón del pueblo colombiano. Para corregir los errores basta pedir perdón y asegurar que no se vuelven a cometer.

Mi  mejor nuevo amigo sin cejar en el empeño, me lanzó una bola de cristal, para que mirara   en ella  el futuro;  prefiero, le dije,  contemplar el presente. Bueno, entonces, mire  el empate técnico entre insurgentes y gobierno; por eso van a dejar las armas.  Un empate técnico, le ataje, en las condiciones colombianas es el mayor de los triunfos. No hay cómo medir lo que significa enfrentar con éxito durante cincuenta años al ejército más numeroso de Latinoamérica, apoyado económica, logística y tecnológicamente por el más poderoso ejército del planeta. Sólo basta resistir, qué se yo, otros cincuenta o, tal vez, cien años más. En una guerra asimétrica el tiempo poco importa. Mi amigo me miraba con ojos asombrados, como si pensara que yo había perdido la razón. Tal vez…, asintió rumiando las palabras,  pero eso no los detiene. Volví a  atajarle, Pueda que no se necesite tanto tiempo, el imperio USA va en franco declive  mientras los Chinos van en vertiginoso ascenso; ya lo están superando económica y militarmente; incluso China está desarrollando armamento de VI generación, el cual no han podido los rusos ni los gringos siquiera imaginar de qué se trata. Y para rematar le recordé: la oligarquía colombiana sin el apoyo USA anochece y no amanece.  Por fin pude hacerle bajar el tono  a mi amigo.

Y para que mi persistente interlocutor permaneciera callado le enumeré una larga lista de situaciones, capaces de disuadir al más optimista de los insurgentes, les mencionaré algunas de  ellas, en primer lugar le hice ver cómo la historia permanece estática desde de 1984, último intento por lograr acuerdos de paz, pues  Santos es un   remedo exacto del antiguo Belisario Betancur: “radicalizador de antagonismos, perpetrador de crímenes, contradictorio, incumplido y mentiroso”, ver  (http://libsang-elviajeroysusombra.blogspot.com/2013/06/preocupaciones-centrales-de-los.html) otro hecho,  que es indicativo de las intenciones de la oligarquía, es el paro de los campesinos del Catatumbo en el que, entre los cuatro puntos de sus peticiones al gobierno, simplemente, piden que en el municipio de Tibú se declare  una Zona de Reserva Campesina, algo que está en la Ley y que, se supone, fue de lo poco, en lo que se refiere al tema agrario,   el Gobierno cedió en el primer punto acordado en La Habana.   Y las razones son muy sugerentes de lo que la insurgencia puede esperar, los intereses particulares están por encima de las necesidades del pueblo,  por un lado obedece al veto del Ministerio de guerra por el llamado Plan Consolidación,  y por otro  no quiere  disgustar al dueño de la Hacienda Oleoflores,  Carlos Murgas, “el zar de la palma y exministro de agricultura en los inicios del Plan Colombia. También propietario del 51 por ciento de la planta procesadora de palma, pionero de los proyectos de asociación con campesinos y promotor de la palma de aceite” (Prensa Rural) Y en el tema agrario la estructura de la tenencia de tierra actual es sagrada, veamos: la  tierra en manos de las Unidades Agrícolas Familiares (UAF) de los campesinos en el Catatumbo  tienen un límite máximo que está entre 36 y 44 hectáreas   mientras que   “…en realidad, empresas como Bioagroindustrial de Colombia, Ecopalma, Inversiones Palma de Oriente, Ganadería Puerto Rico Ltda., y Cypag,  familias como los Gutiérrez de Piñérez y Alvarado Yáñez y otras personas naturales concentran más de 10 mil hectáreas” ver (http://prensarural.org/spip/spip.php?auteur4) ¿Todavía la insurgencia  no acepta que el Gobierno no va a ceder en nada? Este  sería un motivo, más que suficiente,  para dar por terminadas las conversaciones.

Y Seguí sumándole razones para no tener que entrar en ayuno, mientras el Gobierno conversa sigue comprando aviones de guerra tripulados y no tripulados, y le da carta abierta a los militares para cometer todo tipo de desmanes; ¿para qué los quiere si la guerra interna se acaba? ¿Acaso se prepara para eliminar a todos los opositores políticos incluidos los que se piensan desarmar? De otro lado, ¿habrá alguna manera de impedir que los gringos dejen de usar nuestras bases militares? ¿USA estará dispuesto a permitirle a la oligarquía negociar los privilegios de sus transnacionales?  ¿No será que tendremos que librar, primero, una guerra de independencia contra el imperio USA antes que pensar en negociar con una oligarquía, que tiene atadas las manos y no puede decidir nada?

  Mi amigo, que poco  gusta hacer dieta, me interrumpió, para exponer la que Él creía era una contundente razón a favor de la dejación de armas, ¿y el clamor por la paz de “Colombianos y colombianas por la Paz? Me dijo pausadamente, y se quedó mirándome con el rabillo del ojo convencido de que había dado en el clavo.  La verdad no pude contener la risa, fue tanto el paroxismo que mi amigo terminó soltando una lágrima conmigo. Lo invité a echar un vistazo a   los “pazólogos” de profesión.  Y encontramos que, sin excepción alguna, son personajes que vienen de las toldas liberales, conservadoras e izquierdistas, que no de izquierda, con un denominador común, y es que todos están perfectamente acomodados y amoldados en el modelo. ¿Pero y la academia, hay respetables profesores de la U nacional? Perfectamente acomodados,  le respondí y agregué, si no fuese así no les dejarían fungir como “opinadores académicos”.  Claro que hacen efecto, hace unos días leí unas ocho mil razones que un académico le enviaba al ELN, para que aceptara sentarse a la Mesa,  y creo que las atendió porque se rumora que van unos diez puntos de coincidencia entre ELN y Gobierno, y si es cierto  nos llevó el que sabemos… 

Luego mi amigo me salió al paso,  con algo que yo no había analizado, Ahora, dijo hablando con las manos, que le restituyeron la Personería Jurídica a la Unión Patriótica, ya tienen el  sendero despejado para hacer política, Sí, contesté a secas. Y no quise exponerle mis inquietudes, las FARC  saben que   un grupo de base de la UP,   fue quien ganó jurídicamente la restitución; y conocen que se trata de una línea dura de militantes sólidos moral y conceptualmente, pero la cúpula de las FARC escogieron irse con la vieja cúpula de la UP, a quienes se les ha desvelado actuaciones no muy santas. Pero la cuestión, a futuro, muestra  que, también, movieron mal las fichas, pues así como el Consejo de Estado falló a su favor, la misma fuerza argumentativa presentada ante el CNE hará  que  éste les entregue la Presidencia a su Junta Nacional provisional mientras eligen directivas en el V congreso en Septiembre. 

A medida que avanzaba el contrapunteo mi robustez argumentativa iba enflaqueciendo y engordando la de mi amigo. Y sentí en mi  estómago un vacío, premonitorio del hambre de una semana que  habré de pasar. Finalmente mi amigo se preguntó cómo íbamos hacer llegar la apuesta a la Mesa de La Habana. Le  dije, Eso es asunto suyo, yo me encargo de las bases, porque no escribo para las cúpulas; a mi ninguna “dirigencia” me lee, pues soy demasiado subversivo para su gusto; cuando les llega un escrito mío  fabrican con el una bolita, y de una patadita lo lanzan por la ventana; lo que no saben es que siempre lo recoge uno de la base y  lo hace llegar a todos los rincones de la patria donde quiera que haya un soldado raso. Mi amigo partió para La Habana, y cuando iba a doblar la esquina me gritó, ¿entonces otros cien años de guerra…? Yo le contesté, Liberación  o muerte…


*DMV. UN. MSc. ECONOMÍA,  PUJ. Profesor universitario. 
Publicar un comentario